>



Más artículos...



 

 

 

 



Infidelidad:
Mal de muchos o consuelo de tres

 

El objetivo del presente artículo es "mostrar las causas, los efectos y algunas estrategias para enfrentar la infidelidad".


El artículo inicia con una reflexión sobre las canciones populares y el contenido de estas en donde se hace alusión a algunos actos de infidelidad mostrados de forma ideal, poética y hasta cierto punto deseable. Sin embargo en una relación de pareja, cada uno de los miembros, esperan que el otro satisfaga una serie de expectativas con respecto a diferentes áreas de su vida, haciendo responsable a otro de su felicidad.


La realidad es otra e investigadores como Wolfe (1982), señalan que el 70% de los hombres son infieles, mientras que la incidencia en las mujeres es del 30%. En la actualidad el porcentaje es prácticamente en mismo en ambos géneros.


Uno de los mecanismos creados por la sociedad para garantizar la fidelidad institucionalmente, ha sido el matrimonio. Investigadores como Alamargo (2003), describen diferentes tipos de matrimonio en donde es más proclive se presente la infidelidad. El matrimonio por conveniencia, (como el que actualmente se presenta con las personas que viven en otro país y desean casarse por convenio para salir de su tierra de origen y emigrar a otra tierra es un claro ejemplo de este tipo), los escapistas, los edípicos, de combate, de roles invertidos son otros más susceptibles de producir infidelidad.


Las parejas difícilmente reflexionan sobre aspectos tales como: la personalidad propia y del otro, o la importancia de establecer un compromiso matrimonial, la calidad de las relaciones íntimas o la influencia que los futuros conyuges tendrán de sus respectivas familias de origen. Lo cual, les lleva a suponer que solo el amor o la pasión inmediata podrá mantenerse para continuar con la pareja.



Existen algunas preguntas esenciales que al ser reflexionadas por ambos miembros de la pareja, podrían darles la pauta de ir identificando los posibles obstáculos que enfrentarán posteriormente, tales como: ¿Qué es el matrimonio?, ¿Qué metas quiero alcanzar en éste?, ¿Qué tan comprometido me siento para enfrentar la vida en pareja?, ¿Qué tan bien conozco a mi pareja?, ¿Qué estaría el otro a hacer por mí y yo qué estaría dispuesto a hacer por el otro?, ¿La forma en como conocí a mi pareja, puede predecir de alguna manera mi destino con ella?



En fin, la falta de reflexión sobre temas como este y más, hacen que se vallan acumulando una serie de asuntos no comentados y por supuesto no solucionados, mismos que poco a poco y tarde o temprano se presentaran más adelante en la relación de los consortes. Ello se ejemplifica, a través de la fábula de la ranita.

 

Posteriormente se mencionan algunas causas detectadas por algunos estudiosos sobre el tema en donde encuentran el origen de la infidelidad en una multiplicidad de conductas. Trodjman (1989) ubica su origen en "los sentimientos negativos, de venganza o tedio de un conyuge hacia otro. Boyland (1972), señala la fuente de la infidelidad en "un fuerte sentimiento de soledad provocado por el abandono de la pareja. La simple curiosidad de experimentar lo prohibido, la comunicación deficiente entre la pareja, el stress, la falta de deseo o pasión, comprensión, las frustraciones sexuales, el desvanecimiento del romanticismo inicial y los conflictos no resueltos de la vida cotidiana son el caldo de cultivo en donde crece la infidelidad y a la que todos estamos expuestos.


Algunas de las causas que impulsan a ellas a cometer un acto de infidelidad son: La comunicación deficiente con la pareja, el enamorarse de una persona, el sentirse sola, la falta de comprensión de la pareja, las experiencias traumáticas de la vida infantil, los celos desproporcionados por parte del otro, el haber vivido reglas de comportamiento muy estrictas durante la infancia, entre otras.


Por otro lado, las causas que llevan a los hombres a buscar un triángulo amoroso son: el tener más contacto y oportunidades de relación con otras personas, por simple diversión, por tener diferentes valores sociales y culturales, por seguir sintiéndose hombres, entre otras.



Siendo la conducta de infidelidad cada vez más parecida en proporción en hombres y mujeres, existen condiciones que hacen de ambos géneros similares en su aparición. Hombres y mujeres suelen ser infieles por que: están insatisfechos en su vida sexual, se sienten incomprendidos en la relación, por estar insatisfechos con su elección de pareja, por el derrumbamiento del ideal del otro, por diferencias en la discusión de problemas cotidianos, por no ventilar los problemas y algunos otros más.


Las consecuencias de una infidelidad van desde: el riesgo de divorcio, la imposibilidad de entregarse sexual y emocionalmente en una relación, hasta la afectación de la estructura familiar en su totalidad.



Finalmente se sugieren alternativas para enfrentarlo diferentes al borrón y cuenta nueva, que por supuesto no funciona, tales como: reavivar la pasión inicial de la pareja, mejorar los procesos de comunicación entre ambos, revisar las historias personales de los involucrados, atender los problemas cotidianos, dedicar un tiempo compartido con los hijos y la pareja y en el más grave de los casos recurrir a la ayuda terapéutica. Sin olvidar la tarea de mantener encendida la llama del amor, la cual es una responsabilidad compartida.

 

Bibliografía de apoyo
Gomez Ma. del Carmen (et all) (1992) Relaciones Interpersonales (Un punto de vista psicoanalítico), Editorial Instituto de investigación en Psicología Clínica y Social A.C., México 

Jung Carl (1992) Encuentro con la sombra (El poder del lado oscuro de la naturaleza humana). Editorial Biblioteca de la Nueva Consciencia, México.

Townsend John (2000) Lo que quieren las mujeres, lo que quieren los hombres, Editorial Oxford, México

Ubando Luis (1997) La relación de pareja (Un camino al desarrollo) Editorial Instituto de Estudios de la pareja, México



 




Psic. Juan Antonio Barrera Méndez
Director de Atención y Tratamiento Psicológico
drbarrera@map-research.com
www.atencionpsicologica-mx.com